Mezclar bien las hierbas, aceite de oliva, la sal y la pimienta. Untar la mitad de la mezcla sobre la carne y dejar reposar durante 1 hora.
Calentar la sartén y dorar la carne para evitar que pierda el jugo, luego bajar el fuego y dejar cocinando unos 30 minutos.
Cortar el solomillo en finos filetes, extenderlos en la bandeja y rociar el resto del adobo de aceite y hierbas sobre ellos.